Free Burma!

jueves, 24 de mayo de 2007

La tumba de Julio Cotázar



No podíamos ir a París y no recorrer lo que recorrió Cortázar y menos aún quedarnos sin visitar su tumba y dejarle flores.
La cosa no fue tan fácil, el día era lluvioso y el panteón de Montparnase es bastante grande, aunque en la entrada existe un mapa indicando el lugar de las tumbas de los personajes famosos, entre ellos Baudelaire ícono de los llamados poetas malditos del XIX francés y el ex presidente mexicano Porfirio Díaz, la realidad dibujada en el mapa no coincidía mas que por una aproximación a la otra realidad, la de los cientos de lápidas y mausoleos que hacen del cementerio un laberinto casi tan indescifrable, como un cubo de rubik.
En nuestro caso eramos cuatro personas y llegamos gracias a la amabilidad de una anciana mujer que limpiaba una lápida, en cuanto me vio preguntó en un perfecto francés, cherché Julio Cortázar y en perfecto francés contesté oui. Lo demás no fue tan perfecto pero milagrosamente entendí las indicaciones proporcionadas por aquella mujer que parecía sacada de una película. En el camino encontré a una argentina y entre los cinco localizamos la lápida, creo que fue Jorge quién primero la vio y quien sugirió que la limpiáramos y colocáramos flores nuevas.

1 comentario:

Piel dijo...

Wuaaa!!!!!

Jajajajaajaj!!! ahora si que me siento como quinceañera envidiosa jajaja!! lo que hubiera dado por estar ahi!!! , aunque ... pensandolo bien .. me conformo con la foto jajajajaajaj!!!

Envidia de la buena mi estimado Chilango!!